Imatges d’Oman

manelmagrinya | General | Saturday 27 June 2009

cabres1.jpgdesert1.jpgdesert2.jpgdesert3.jpgdesert5.jpgdones.jpgfortalesa-nakhal_1.jpgfortalesa-nakhal_2.jpgfortalesa-nakhal_3.jpghomes.jpgmesquita-muscat_1.jpgmuscat_capvespre.jpgmuscat_palau-reial_2.jpgmuscat_platja_1.jpgmuscat_platja_2.jpgmuscat_platja_3.jpgmuscat_roques_1.jpgruines.jpgmuscat_roques_2.jpgsur.jpgwadi.jpg

CANÇÓ A MAHALTA

manelmagrinya | Els divendres poètics | Friday 26 June 2009

Corren les nostres ànimes com dos rius paral·lels.
Fan el mateix camí sota els mateixos cels.
No podem acostar les nostres vides calmes:
entre els dos hi ha una terra de xiprers i de palmes.
En els meandres, grocs de lliris, verds de pau,
sento, com si em seguís, el teu batec suau
i escolto la teva aigua, tremolosa i amiga
de la font a la mar —la nostra pàtria antiga—.

Això és la joia: ser un ocell, creuar el cel
on la tempesta deixà una pau intensa
I això és la mort: tancar els ulls, escoltar
el silenci de la música quan comença”

La alegría es esto: ser un pájaro, cruzar el cielo
Donde la tempestad deja una intensa paz
Y esto es la muerte: cerrar los ojos, oír  

el silencio de la música cuando  empieza.

Màrius Torres

Morbo y medicina

manelmagrinya | Articles variats | Friday 19 June 2009

Inaugurada la terminal 1 del aeropuerto de El Prat, que es una obra magnífica, ya se desborda de nuevo el pesimismo catalán. Se echa en falta el tren y el metro. Y las pistas son cortas, lo que puede dificultar las maniobras transcontinentales. Pesimismo también por causa de los entes de poder funcionarial que, como Aena, deciden sobre cuestiones estratégicas con una visión más jacobina que la Administración francesa (ya sólo en Rumanía se dirigen los aeropuertos como en España). Los lamentos se entremezclan con el bochorno que ha causado la enésima
disputa gallinácea de los partidos por la medalla del aeropuerto.

 

El pesimismo catalán es insondable. Comprensible, por razones económicas y culturales. Pero insondable. Ejemplifica las tesis de Schopenhauer, fundador del eternamente insatisfecho espíritu moderno. Parafraseando al filósofo, podríamos preguntarnos: ¿qué es la Catalunya que dibujan políticos y medios de comunicación, en estos últimos años? Y el espejo nos respondería: “fuerzas ciegas y voluntad insatisfecha; aspiración, deseo, dolor, fascinación por la visión trágica”. Ciertamente, no es Catalunya muy original en este morbo. Desde el Romanticismo, no ha cesado de progresar en toda Europa, sea en el plano individual, sea en el colectivo, una enfermedad del espíritu, causada por la inmensa distancia que separa el sueño de lo absoluto, de la conquista de lo posible. Acumulamos objetos y experiencias sin parar, pero el contraste entre lo que el deseo idealiza y lo que nuestros sentidos captan realmente es fuente de constante decepción.

Filosofías al margen, el factor que más claramente explica la insatisfacción catalana es la constante competición entre diversos partidos catalanistas por la posesión del verdadero camino de salvación catalán, lo que acaba implicando por sistema el desprecio de todo avance real y la obligación de negar las aportaciones de los competidores. Sin cesar y sin razón, se acusan unos a otros de causar las peores desgracias catalanas (reprochándose el presente o el pasado).

Pronto acabaremos de sorber las últimas gotas de amargura del proceso estatutario, que ha servido de marco narrativo de los últimos años. Cuando hayamos tocado el fondo del pesimismo, quizás los partidos descubrirán que otro horizonte es posible: la eurorregión. Un horizonte que permitiría a las principales corrientes políticas y sociales del país consensuar un largo recorrido constructivo: recomponer la fortaleza económica catalana. La eurorregión dependerá de una estrategia de alianzas regionales y de un programa de infraestructuras factible, pero no fácil: trenes de alta velocidad y mercancías del Mediterráneo (con conexión francesa) que convergen por tierra y mar (puertos y aeropuertos). Sobre esta piedra -y no sobre el gallinero o el muro de las lamentaciones- se alzará el futuro de Catalunya.

 

Antoni Puigverd, La Vanguardia Digital, 10/06/2009

La Tierra

manelmagrinya | Els divendres poètics | Friday 19 June 2009

Niño indio, si estás cansado,
tú te acuestas sobre la Tierra,
y lo mismo si estás alegre,
hijo mío, juega con ella…

 

Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra:
se oye el fuego que sube y baja
buscando el cielo, y no sosiega.

Rueda y rueda, se oyen los ríos
en cascadas que no se cuentan.
Se oyen mugir los animales;
se oye el hacha comer la selva.
Se oyen sonar telares indios.
Se oyen trillas, se oyen fiestas.

Donde el indio lo está llamando,
el tambor indio le contesta,
y tañe cerca y tañe lejos,
como el que huye y que regresa…

Todo lo toma, todo lo carga
el lomo santo de la Tierra:
lo que camina, lo que duerme,
lo que retoza y lo que pena;
y lleva vivos y lleva muertos
el tambor indio de la Tierra.

Cuando muera, no llores, hijo:
pecho a pecho ponte con ella,
y si sujetas los alientos
como que todo o nada fueras,
tú escucharás subir su brazo
que me tenía y que me entrega,
y la madre que estaba rota
tú la verás volver entera.

 

Gabriela Mistral

Abstenció i antipolítica

manelmagrinya | Articles variats | Wednesday 17 June 2009

L’abstenció ha situat Catalunya entre els països menys compromesos amb Europa. Les municipals de fa dos anys van manifestar la distància entre els ciutadans i la política local. El referèndum de l’Estatut va posar en relleu la indiferència de la gent davant del futur del país. Els catalans, cada cop en major quantitat, s’abstenen o voten en blanc. Són apolítics? No són demòcrates? Són passotes? No, en general no és el que expressa la gent que reconeix no haver anat a votar: protesten davant d’una política cada cop més antipolítica i d’una democràcia estancada.

DOS: El guió està escrit i no sembla que cap dirigent vulgui canviar-lo.
Abans de les eleccions s’anuncia una alta abstenció. Malgrat tot, la campanya és desastrosa. La jornada electoral serveix per ratificar la desafecció de la gran majoria. L’endemà, els dirigents expressen el seu condol hipòcrita i queda clar que ningú té la més petita voluntat pràctica d’esmena. Els polítics busquen excuses i no es donen per al·ludits i tampoc es responsabilitzen del desastre. Ningú demana disculpes. Tothom sembla conformat, però en l’ambient es consolida la idea que la societat catalana és políticament una mica més pobra.

TRES: Les raons dels abstencionistes i els blanquistes són bastant òbvies.
Els ciutadans desconfien massivament de la política professional, dels partits i de la lacerant partitocràcia; critiquen la falta de relat, la nimietat programàtica, la buidor d’idees, el consignisme banal; rebutgen les campanyes electorals que els tracten de tontos; desconfien de les promeses electorals; estan fastiguejats per la corruptela; estan cansats del partidisme i de la divisió sovint banal de les forces catalanistes; deploren un europeisme absolutament instrumentalitzat per les causes locals; estan més que farts del mal somni del finançament econòmic i de la presa de pèl de les infraestructures; estan més que emprenyats pel tracte que l’Estat està donant a la voluntat estatutària i nacional catalana; reproven el moviment revisionista de molts intel·lectuals i polítics espanyols que pregonen una nova centralització; estan molestos amb la proliferació de dirigents estatals que fan una lectura absolutament reaccionària del catalanisme i de l’autogovern català. La llista és més llarga. L’abstenció no té una causa única. N’hi ha moltes i estan entrelligades. Però la mare de totes elles és la consolidació d’una pràctica política cada cop més antipolítica.

QUATRE: Estem instal·lats en l’antipolítica
. La classe política ho sap, però amaga el cap sota l’ala i tracta d’inventar excuses. Sap que l’abstenció qüestiona absolutament la seva actuació, la seva feina i en alguns casos els seus llocs de treball. Sap que no poden proposar solucions sense posar en qüestió el sistema que ells mateixos han configurat. Sap que situar l’abstenció en uns paràmetres europeus decents és un imperatiu nacional. I sap que combatre l’abstenció exigeix una catarsi profunda en el sistema polític català. És imperativa alguna modalitat de llistes obertes. El ciutadà té dret a vetar aquells en qui no té confiança. Té dret a qüestionar els emboscats sorgits sense cap altre mèrit dels aparells dels partits. Té dret a esborrar els no complidors. Té dret a un sistema electoral que li permeti ser subjecte actiu. Té dret que els mandats estiguin limitats. Té dret a partits més oberts i més democràtics. Té dret a primàries. Té dret a la circulació de noves idees i plantejaments ideològics més oberts i engrescadors.

CINC: La majoria de la gent té conviccions polítiques.
Està més interessada per la política i la democràcia que molts dels polítics professionals. La gran majoria dels qui no han votat no han deixat de sentir-se socialistes, independentistes, sobiranistes o una barreja de tot plegat. La gent no s’absté per passotisme. La gent s’absté per protestar contra l’antipolítica. Simplement estan farts que els prenguin per ases. Cap projecte catalanista serà fiable si no comença per una profunda catarsi contra l’antipolítica.

 

Ferran Mascarell,AVUI Digital, 16/06/2009

Elogio crítico de Joan Solà

manelmagrinya | Articles variats | Tuesday 16 June 2009

Aplaudirle como gramático portentoso no implica divinizar su discurso romántico

Joan Solà, flamante Premi d’Honor de les Lletres Catalanes, es un gramático portentoso, un lingüista formidable. De formación grecolatina, complementada en lingüística general en Gran Bretaña, ha dedicado su fértil vida al estudio de la lengua catalana, especialmente en su vertiente sintáctica. Catedrático de la UB (1983) y profesor visitante en muchas universidades extranjeras, Joan Solà es un verdadero sabio: ha renovado el legado de los dos pilares de la filología catalana: Pompeu Fabra y Joan Coromines. Tal renovación ha sido posible porque es el máximo exponente entre nosotros del generativismo, teoría lingüística que de la mano, entre otros, de Noam

Rigurosamente cosmopolita, pues, y fervorosamente local, Solà ha escrito una gran cantidad de estudios gramaticales entre los que destaca la monumental Gramàtica del català contemporani, en tres volúmenes, para la que contó con más de 50 colaboradores, a los codirigió con Maria Rosa Lloret, Joan Mascaró i Manuel Pérez Saldanya. Miembro relevante del Institut d’Estudis Catalans (IEC), ha redactado la parte sintáctica de la nueva gramática normativa, de próxima aparición. Es el eslabón contemporáneo de la excelente cadena de lingüistas que han formalizado el catalán moderno: Alcover, Fabra, Corominas, Moll, Sanchis Guarner, Badia.

Solà no se ha encerrado en la torre de marfil académico. Ha redactado libros de estilo para medios de comunicación, ha inspirado manuales de divulgación y tratados de puntuación y ortotipografía. Sus impagables columnas en el diario Avui, que cumplen ya 20 años, son verdaderas chocolatinas de sabiduría lingüística: con la excusa de paseos, lecturas u observaciones, da rienda suelta a su portentosa inteligencia, pero también a sus sentimientos patrióticos, que a veces se confunden con sus oceánicos conocimientos.

No tengo la suerte de conocer personalmente al profesor Solà, cuya sapiencia intelectual y lingüística admiro, aplaudo y agradezco con todas mis fuerzas. Celebro que le hayan concedido el Premi d’Honor. Pero, de la misma manera que la admiración por el lingüista Chomsky no debe implicar aceptación de su discutible visión del mundo, mi admiración por el lingüista Joan Solà no me impulsa a divinizar sus planteamientos sociolingüísticos, que, con todos mis respetos, me parecen más emocionales que intelectuales. Solà tiene una visión herderiana, romántica, de la lengua, y con frecuencia avisa de su próxima defunción si no se rompe la dependencia política del Estado español, cuya legalidad impide jerarquizar a la lengua catalana en sus territorios históricos por encima de la oficial española. Solà parte de una afirmación acuñada en tiempos de la Renaixença: “Llengua = pàtria”. Una afirmación que sitúa, de facto, el futuro del catalán ante el desastre, pues, como es notorio, la sociedad catalana está hoy –como ha estado siempre en su historia contemporánea– muy lejos de apoyar una solución soberana.

El independentismo tiene predicamento, pero no es hegemónico, y su hipotético desarrollo, o se hace a costa del abandono de las tesis del monolingüismo, como hizo el independentismo irlandés (y como sugieren en voz baja algunos políticos de CiU y ERC), o, en el supuesto de progresar, acabará suscitando un movimiento antagónico. La división sería fatal para Catalunya y hundiría la lengua más débil.

Es natural que algunos deseen encontrar monolingüismo allí donde existe el plurilingüismo. En realidad lo desean unos y otros (un año atrás polemizaba en estas páginas con los intelectuales que confunden lengua mayoritaria con lengua común y que pretenden justificar la subordinación del catalán argumentando una supuesta superioridad cultural, social y hasta democrática del castellano). Pero la sociedad catalana es como es, desde hace un siglo.

En lugar de repetir el manifiesto de Els Marges hasta la saciedad, ¿no es hora ya de deslindar los fundamentos románticos de las posiciones lingüísticas? ¿No es hora ya de abandonar la idealización del Noucentisme que impide reconocer las contradicciones que anidaban en la Catalunya de 1909? ¿Acaso no existió la Setmana Tràgica? ¿Acaso las matanzas catalanas en tiempos de la guerra las provocaron agentes externos? ¿A una inteligencia como la de Solà no le tienta estudiar una vía nueva que no nos obligue a escoger entre hecatombe y asimilación? ¿No le tienta aceptar el principio de una realidad catalana en irreversible mezcla identitaria, política y cultural? ¿No le tienta encontrar fórmulas para mantener a flote nuestros dos grandes tesoros: la concordia civil y la pluralidad cultural?

 

Antoni Puigverd, La Vanguardia Digital, 15/06/2009

Ciegos y sordos

manelmagrinya | Articles variats | Friday 12 June 2009

En tiempos de desgracia, la política no puede reflejar el interés particular.

 

Estaba yo en un bar, tomando el café matinal, cuando se acercó un señor trajeado y de mirada triste: “Perdone que le moleste –me dijo–, usted que escribe sobre estas cosas, quizás podrá aclararme una duda: ¿por qué los políticos son tan indiferentes a los problemas de la gente?”. “No son indiferentes –respondí, balbuciente– … no todos lo son… muchos de ellos dedican largas jornadas al servicio público”. “¿Pues por qué en campaña sólo se muestran interesados en sus cosas, en sus peleas y escaños? ¿Por qué nunca se les ve preocupados por lo que está sufriendo la gente? ¡No sabe usted la que está cayendo! ¡Si yo le contara!”. Y arrastrando los pies se fue sin contarme su drama, que imaginé tremendo.

 

“La crisis no ha hecho más que empezar”, me había explicado el día anterior un alto ejecutivo de una entidad de ahorro. “Ahora empezarán a caer muchas pequeñas empresas: han aguantado casi un año pagando sueldos, pero sin colocar productos. Ya no pueden más”. La situación es grave y, por lo que se ve, no tiene fácil solución. Pero en lugar de tomar nota de la tremenda gravedad del momento, impulsando unos pactos de la Moncloa para unirnos ante la adversidad, la política ha mostrado en la campaña su rostro más irritante.

Los partidos se han convertido en un fin. Ya no son medios para defender los intereses sociales y alcanzar el bienestar general. Mientras mucha gente vive el drama en angustiosa soledad, la campaña electoral ha trasladado a la ciudadanía múltiples ejemplos de voracidad partidista, de interés grupal, de ambición personal. Las campañas que antes parecían risibles, ahora ofenden.

Publicistas y políticos no se han dado cuenta de que, en tiempos de desgracia colectiva, la política no puede reflejar con obscenidad el interés particular de sus profesionales. Han oficiado sus mítines con la misma autosatisfacción que exhibían en los buenos tiempos. ¿Gestos de victoria mientras cunde la ruina? ¿Sonrisas cinematográficas cuando la gente no puede pagar su hipoteca? ¿Abrazos en el escenario mientras una buena parte de la ciudadanía sufre? Esta ceguera, este desfase litúrgico entre interés de los políticos y el desamparo de la gente es la primera causa de la abstención. Después vienen otras muchas: el galimatías institucional europeo, las declaraciones e insultos de patio de colegio, el insoportable negativismo de la campaña…

En Catalunya, donde la abstención es colosal y puede que estructural, hay que sumar a lo dicho un desfase autóctono. Un tercio de los votantes catalanes no se sienten concernidos por las ideas y propuestas del catalanismo transversal. Pero, atención, tampoco se muestran dispuestos a combatirlos apoyando a viejos o nuevos partidos que abanderan el anticatalanismo. La sociedad catalana reclama en sonoro silencio un nuevo discurso integrador y renovado para la Catalunya de hoy, ante la sordera general de todos partidos.

 

Antoni Puigverd. La Vanguardia Digital 12/06/2009

Dos escenarios: el costero mediterráneo o atlántico, y el de la meseta castellana

manelmagrinya | Els divendres poètics | Friday 12 June 2009

” No puede ver el mar la solitaria y melancólica Castilla. Está muy lejos el mar de estas campiñas llanas, rasas, yermas, polvorientas; de estos barrancales pedregosos; de estos terrazgos rojizos, en que los aluviones torrenciales han abierto hondas mellas; mansos alcores y terreros, desde donde se divisa un caminito que va en zigzag hasta un riachuelo.

 

Las auras marinas no llegan hasta esos poblados pardos de casuchas deleznables, que tienen un bosquecillo de chopos junto al ejido. Desde la ventana de este sobrado, en lo alto de la casa, no se ve la extensión azul y vagarosa; se columbra allá en una colina con los cipreses rígidos, negros, a los lados, que destacan sobre el cielo límpido.

 

A esta olmeda que se abre a la salida de la vieja ciudad no llega el rumor rítmico y ronco del oleaje; llega en el silencio de la mañana, en la paz azul del mediodía, el cacareo metálico, largo, de un gallo, el golpear sobre el yunque de una herrería. Estos labriegos secos, de faces polvorientas, cetrinas, no contemplan el mar; ven la llanada de las mieses, miran sin verla la largura monótona de los surcos en los bancales.

 

Estas viejecitas de luto, con sus manos pajizas, sarmentosas, no encienden cuando llega el crepúsculo una luz ante la imagen de una Virgen que vela por los que salen en las barcas; van por las callejas pinas y tortuosas a las novenas, miran al cielo en los días borrascosos y piden, juntando sus manos, no que se aplaquen las olas, sino que las nubes no despidan granizos asoladores. ”

 

Azorín

¡Un éxito!

manelmagrinya | Articles variats | Tuesday 9 June 2009

Los líderes políticos han hecho todo y más para que se produjera una baja participación

 

Teniendo en cuenta la campaña que se ha realizado, la participación en las elecciones europeas ha sido un éxito. Un 45% de los ciudadanos – un 37,5% en Catalunya- ha mantenido su confianza en el sistema democrático a pesar de todas las frustraciones que la campaña ha provocado. Superando el mal estilo de unos, la procacidad de otros, la frivolidad de casi todos, unos cuantos ciudadanos han mantenido su compromiso con la democracia y Europa y lo

Suenan a cínicas las reflexiones de los líderes políticos cuando en la noche electoral se manifestaban apesadumbrados por la baja participación. No eran creíbles. ¡Si lo habían hecho todo y más para que esto se produjera! ¿Cómo pueden ahora sorprenderse o lamentarse? Ahora sólo vale pedir perdón. Los que tan dispuestos están a exigir el perdón por pecados históricos del pasado no tienen excusa para no reclamar el perdón por sus propios pecados de presente.

Europa, desde España, no se merecía esto. Nadie quiso explicar que sin Europa la transición hubiera sido mucho más difícil; que nuestro crecimiento económico, en muy buena parte, se debe a la solidaridad europea; y la actual crisis nos hubiera cogido depauperados y sin fuelle. Que el estado de bienestar llega a España de la mano de Europa; y que nuestro futuro sólo tiene esperanza con Europa y desde Europa. Liderando, si es posible; pero, en todo caso, en Europa.

Y si de democracia y progreso se trataba, no es de recibo limitarse a denunciar el fracaso del adversario, sin anunciar ningún programa de esperanza para todos. El “con ellos, peor” es maltratar a los ciudadanos; el “que se vayan” no vale para ocultar las debilidades de los que quieren llegar. El ciudadano es más maduro de lo que algunos creen. Y, así, son pocos los que se sienten atraídos por un proceso electoral que les ningunea y maltrata.

Estas elecciones deberían marcar un punto final. Si no, acabará siendo verdad que podemos morir de éxito. Las victorias sobre las cenizas de un incendio colectivo huelen a irrelevantes. El voto de castigo al final acaba castigando a todos.

¡Vaya éxito!

 

Miquel Roca i Junyent, La Vanguardia Digital 09/06/2009

NO TE DES POR VENCIDO

manelmagrinya | Els divendres poètics | Friday 5 June 2009

No te des por vencido
ni aún vencido,
no te sientas esclavo
ni aún esclavo,
trémulo de pavor,
piénsate bravo
y arremete feroz
ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido,
que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora,
o como Lucifer que nunca reza,
o como el robledal cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

¡Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo tu cabeza!

Almafuerte (seudónimo del poeta argentino Pedro Bonifacio Palacios)

Powered by WordPress | Tema de Roy Tanck