Táctica y Estrategia

Enviat el 29 December 2009 per Lola Márquez.
Categories: La Parella.

encuentro1.jpg 
Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.
 
Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.
 
Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.
 
Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos.
 
Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Bennedetti
 
 
 

0 comentaris.

L’equilibri entre la Fusió i la Separació

Enviat el 1 March 2007 per Lola Márquez.
Categories: La Parella.

Amaos el uno al otro

pero no hagáis del amor una atadura,

que sea más bien un mar movible

entre las orillas de vuestras almas.

Llenaos el uno al otro las copas

pero no bebáis de la misma copa.

Daos el uno al otro el trozo de pan

pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y estad alegres

pero cada uno de vosotros sea independiente.

Las cuerdad del laúd están solas

aunque tiemblen con la misma música.

Dad el corazón pero no para que el compañero lo tenga,

sólo la mano de la vida puede contener los corazones,

y estad juntos, pero no demasiado juntos,

porque los pilares del templo están aparte.

Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés,

ni el ciprés bajo la del roble.

Khalil Gibran

0 comentaris.

Tiempo de amar

Enviat el 8 February 2007 per Lola Márquez.
Categories: La Parella.

tiempo-de-amar.jpg

TIEMPO DE AMAR

No fue suerte ni casualidad

que al desafiar mi lógica

he dado rienda suelta al alma

finalmente, por amar.

Para vivir el amor que ahora siento

desecho destinos y reglas y tiempo

que toda la vida me espere un momento

ahora es tiempo de amar.

Quién dirá si hago bien o mal

el caso es que no importa ya

y soy capaz de cualquier cosa

por besarte una vez más

Voy delirando, me voy transformando

a cada segundo que paso en tus brazos

no importan los días

no importa hasta cuando

ahora es tiempo de amar

El ayer, lo que fui

lo olvidé junto a ti

mírame, hoy por fin

amando así.

Mayte Martín

0 comentaris.

Los encuentros

Enviat el 30 January 2007 per Lola Márquez.
Categories: La Parella.

parella.jpg

Estar en pareja ayuda a nuestro crecimiento personal, a ser mejores personas, a conocernos más.

La relación, suma.

Por eso vale la pena.

Vale… la PENA (es decir, vale penar por ella).

Vale el sufrimiento que genera.

Vale el dolor con el que tendremos que enfrentarnos.

Y todo eso es valioso porque cuando lo atravesamos ya no somos los mismos: hemos crecido, somos más conscientes, nos sentimos más plenos.

La pareja no nos salva de nada: no debería salvarnos de nada. Muchas personas buscan pareja como medio para resolver sus problemas. Creen que una relación íntima los va a curar de sus angustias, de su aburrimiento, de su falta de sentido.

Esperan que su pareja llene sus huecos. ¡Qué terrible error!

Cuando elijo a alguien como pareja con estas expectativas, termino inevitablemente odiando a la persona que no me da lo que yo esperaba.

¿Y después? Después quizás busque a otra, y a otra, y a otra… O tal vez decida pasarme la vida quejándome de mi suerte.

La propuesta es resolver mi propia vida sin esperar que nadie lo haga por mí. La propuesta es, también, no intentar resolverle la vida al otro, sino encontrar a alguien para poder hacer un proyecto juntos, para pasarlo bien, para crecer, para divertirnos, pero no para que me resuelva la vida.

Pensar que el amor nos salvará, que resolverá todos nuestros problemas y nos proporcionará un continuo estado de dicha o seguridad, sólo nos mantiene atascados en fantasías e ilusiones y debilita el auténtico poder del amor, que es el poder de transformarnos.

Y nada es más esclarecedor que estar con otro desde este lugar. Nada es más extraordinario que sentir la propia transformación al lado de la persona amada.

En vez de buscar refugio en una relación, podríamos aceptar su poder de despertarnos en aquellas zonas en que estamos dormidos y donde evitamos el contacto desnudo y directo con la vida: la virtud de ponernos en movimiento hacia delante, mostrándonos con claridad en qué aspecto debemos crecer.

Para que nuestras relaciones prosperen, es menester que las veamos de otra manera: como una serie de oportunidades para ampliar nuestra conciencia, descubrir una verdad más profunda y volvernos humanos en un sentido más pleno.

Y cuando me convierto en un ser completo, que no necesita a otro para sobrevivir, seguramente voy a encontrar a alguien completo con quien compartir lo que tengo y lo que él tiene.

Ese es, de hecho, el sentido de la pareja; no la salvación, sino el encuentro. O, mejor dicho, los encuentros.

Yo contigo.

Tú conmigo.

Yo conmigo.

Tú contigo.

Nosotros, con el mundo.

Fragmento del libro de Jorge Bucay: Amarse con los ojos abiertos.

0 comentaris.