L’autoestima: eina natural del nostre benestar

Enviat el 4 February 2007 per Lola Márquez.
Categories: 3. Maduresa.

autoestima.jpg

Si mes ves cansado… fuera del sendero,

ya casi sin fuerzas para hacer camino;

si me ves sintiendo que la vida es dura,

porque ya no puedo, porque ya no sigo.

Ven a recordarme cómo es un comienzo,

ven a desafiarme con tu desafío.

Múeveme el alma,

vuélveme al impulso

llévame a mí mismo.

Yo sabré encender mi lámpara

en el viento oscuro, entre el viento frío,

volveré a ser fuego desde brasas quietas,

que alumbre y reviva mi andar peregrino.

Vuelve a susurrarme aquella consigna

desde el primer paso para un principio.

Múestrame la garra que se necesita

para levantarse desde lo caído.

Si me ves cansado, fuera del sendero,

sin ver más espacios que el de los abismos,

trae a mi memoria que también hay puentes,

que también hay alas, que aún no hemos visto.

Que vamos armados de fe y de bravura,

que seremos siempre lo que hemos creído.

Que somos guerreros de la vida plena,

que todo nos guía hacia nuestro sitio,

que en un primer paso, y en un nuevo empeño,

nos lleva a la forma de no ser vencidos.

Que el árbol se dobla,

se agita, estremece, deshoja y retoña,

pero queda erguido.

Que el único trecho que queda adelante,

es aquél que cubre nuestro pie extendido.

Si me ves cansado, fuera del sendero,

solitario y triste, quebrado y herido,

siéntate a mi lado, tómame las manos,

entra por mis ojos hasta mi escondrijo…

y dime… ¡se puede! e insiste, ¡se puede!

hasta que yo entienda que puedo lo mismo.

Que tu voz despierte, desde tu certeza,

al que de cansancio se quedó dormido.

Y tal vez, si quieres, préstame tus brazos,

para incorporarme, nuevo y decidido.

Que la unión es triunfo

cuando hombro con hombro vamos,

con el mismo brío.

Si me ves cansado, fuera del sendero,

lleva mi mirada hacia tu camino.

Hazme ver las huellas, que allá están marcadas,

un paso tras otro por donde has venido.

Y vendrá contigo una madrugada,

la voz insistente para un nuevo inicio,

que abrirá otro rumbo porque…

¡Sí, he creído!… que siempre se puede…

se puede…

AUTOR ANÓNIMO

0 comentaris.

T’atreveixes a mirar-ho amb unes altres ulleres?

Enviat el 2 February 2007 per Lola Márquez.
Categories: 3. Maduresa.

creatividad.gif

Diu una antiga llegenda que, a l’Edat Mitjana, un home molt virtuós fou injustament acusat d’haver assassinat a una dona.

En realitat el vertader autor era una persona molt influent del regne i per això des del primer moment es buscà un boc expiatori per encobrir al culpable.

L’home virtuós fou portat a judici, ja coneixent que tindria escasses o nul·la oportunitat d’escapar del terrible veredicte: la horca! El jutge, no obstant també estar complotat, va tenir cura de donar-li al procés tot l’aspecte d’un judici just. Per això li va dir a l’acusat: “Coneixent la teva fama d’home just i devot del Senyor, anem a deixar-te en les seves mans el teu destí; així doncs, escriurem en dos papers separats les paraules “culpable” i “innocent”. Tu n’escolliràs un, i serà la mà de D’os(*) la què decideixi el teu destí”. Per suposat que el mal funcionari havia preparat dos papers amb la mateixa llegenda, CULPABLE. La pobre víctima, tot i desconèixer els detalls, se n’adonava que el sistema proposat era una trampa. No tenia escapatòria.

El jutge comminà l’home a prendre un dels papers doblegats. Aquest respirà profundament, restà en silenci uns quants segons amb els ulls tancats i quan la sala començava ja a impacientar-se, obrí els ulls i, amb un estrany somriure, agafà un dels papers i se l’empassà amb rapidesa.

Sorpresos i indignats, els presents li reprotxaren airosament: “Però… què has fet? I ara com sabrem el veredicte?” “És molt senzill”, respongué l’home. “Si llegim el paper que falta, sabrem allò que deia el què m’he empassat”. Amb una ràbia mal dissimulada, hagueren d’alliberar a l’acusat i mai més tornaren a molestar-lo.

Conclusió: Sigues creatiu, quan tot sembli perdut, utilitza la imaginació.

AUTOR ANÒNIM

(*) Nota de l’autor: Per raons de tradició la paraula “Déu” ha estat escrita com a “D’ós”.

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

ALBERT EINSTEIN

0 comentaris.

Ser víctima o no ser víctima: vet aquí la decisió

Enviat el 2 February 2007 per Lola Márquez.
Categories: 3. Maduresa.

la-libertad____.jpg

En este mismo instante estás luchando

con tu mundo interior.

Te preguntas

qué es lo que sientes sobre cada cosa y si eres feliz.

Estás cambiando, convirtiéndote

justo en esa persona

que anhelabas ser,

pero ahora descubres que esos cambios

causan dificultades

a quienes te rodean.

Ellos quieren que continúes siendo

tal como eras siempre,

tal vez hasta prefieran

que seas algo para ellos

antes que ser tú mismo.

Pero ha llegado el momento

de reflexionar sobre tu vida.

Debes seguir andando

por el camino que has escogido

y hacer algunas correcciones

en tu estilo de vida.

Encontrarás el lugar nuevo

en el círculo de tus seres amados,

pero no olvides que cada uno debe crear

su propia idea del yo y de la felicidad.

Nadie debería someterse al molde

de ideales ajenos.

Lucha por lo que crees y deseas;

sigue haciendo que tu mundo esté completo

con sólo ser tú mismo.

Todos los días

descubre algo nuevo y diferente

sobre tí mismo

y recuerda que sólo te sientes

contento de existir

cuando te concentras

en tus propios objetivos,

en ser tú mismo y en aprovechar a fondo

cada minuto de tu vida.

Sé fiel a tí mismo, pese a todo

DENA DILACONI

0 comentaris.

Què m’ensenyen els fracassos?

Enviat el 29 January 2007 per Lola Márquez.
Categories: 3. Maduresa.

recuperacio.jpg

En el comienzo

dudaba de que fuera posible

resistir hasta el fin.

Hubo tiempos de ira,

dolor, tristeza y sufrimiento;

tiempos en los que me pregunté:

¿por qué yo?

Pero un día

hubo un destello de luz

y luego, otro.

Las nubes empezaron a abrirse

y pude ver más allá de ellas.

Los ratos de contento,

de sentirme segura,

fueron sumando más

que los de miedo y melancolía.

Se tejieron nuevas amistades;

la desolación, la falta de confianza en mi valer,

se fueron convirtiendo

en firmeza, en resolución.

Era como pasar de las tinieblas

a la luz, con una nueva sensación

de poder.

Ahora comprendo que en mi pasado hay cosas

que no puedo alterar;

lo que puedo es impedir que manden

sobre mi vida y mi felicidad.

Sé que esta parte de mi vida

jamás se irá del todo,

pero el lugar que ocupa en mi existencia

es menos prominente.

He empezado a permitir que otras ideas

pueblen mi mente.

Tengo un mejor conocimiento de mí misma,

de mis debilidades y de mis puntos fuertes.

Ya no temo poner límites.

Empiezo a disfrutar otra vez de la vida

y a pensar en el futuro.

Ahora puedo ver todo el tiempo

tal como fue:

un tiempo de crecimiento,

de descubrimiento de mí misma,

de curación.

Mi viaje a la recuperación

ANNA MARIE EDWARDS

0 comentaris.