anar a nevagció

Alicia en el país de las maravillas 13 September 2009

Publicat per franciscomontserrat a: Iniciació, Suggeriments i recomanacions , 1 comentari fins ara

gat-reduit.jpg

Llorad, nos decía Muriel en la última sesión.

Las lagrimas son importantes, protegen y permiten que germinen las semillas de lo que nos defenderá.
Y recordé, las lágrimas y el descenso de Alicia, con óptica lobuna…
Alicia cae por la madriguera del conejo blanco, cae y cae, piensa que no acabará nunca de caer… y cuando llega al final, descubre un lugar con varias puertas, que conducen a otros mundos, a otras realidades… os suena??
A lo largo de su aventura, (proceso?) tendrá que cambiar de tamaño en diferentes ocasiones, a veces crecer, otras menguar… Tendrá que transformarse necesariamente, para poder acceder a donde quiere ir.
Alicia lo hace físicamente, nosotras (lo intentamos) mentalmente.
Pero lo que realmente le permite llegar al país de las maravillas, son sus propias lágrimas, derramadas en una etapa anterior, en la que tenía un tamaño mayor y que al hacerse más pequeña, se convierten en un verdadero río que la transportará, no sin esfuerzo, hasta su destino.
Alicia encuentra muchos animales en su viaje, como el gato de Cheshire. Ella mantiene con él esta conversación:

- Minino de Cheshire, ¿podría decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar- respondió el gato.
- No me importa mucho el sitio… -dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el gato.
- ….Siempre que llegue a alguna parte- explicó Alicia.
- Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el gato – si caminas lo suficiente….

L’abisme 4 September 2009

Publicat per llobes a: Iniciació, Suggeriments i recomanacions , 1 comentari fins ara

diarios-indios.gifchm.jpg

“Es difícil llegar a uno mismo. Tal vez porque también es difícil hallarse en situaciones desacostumbradas en las que sentirse absolutamente desamparado. Este es el problema: todo se nos ha hecho demasiado habitual, todo está siempre dispuesto. Y es que sólo las situaciones, digamos, “aporéticas”, aquellas en las que nos encontramos totalmente desprovistos de recursos, son las que , cerrándonos el mundo exterior, nos obligan a franquear los límites del nuestro, interior.

Nadie penetra en la profunda oscuridad de sí mismo si no es forzado por las circunstancias. El abismo atrae -es un tópico- pero para que la atracción sea algo más que un dirigirse incipiente, una inestable inclinación del ánimo, para que logre su fin y se convierta en caída, es preciso elaborar un paisaje que elimine la tentación del mundo: de lo acostumbrado, la llanura y sus colores; es menester que las formas hayan dejado de ser amables.”

Extret de Diarios indios de Chantal Maillard. – Pre-textos, 2005